Nuestro espacio

Nuestro espacio

Descubre nuestro bosque, donde late arte. Espacio de estudios y de creación, cultura y ciencia desde el medio rural. Compartir experiencias, conocimientos, y vida. De lo micro a lo macro, de lo local a lo universal.

Concebimos el concepto de patrimonio cultural como  desarrollo local e universal sostenible. Creación e investigación artística al servicio de la Consciencia medioambiental.


Aquí reinan la simplicidad y la pureza de una era primitiva, y una salud y una esperanza muy alejadas de los pueblos y las ciudades. En la profundidad del bosque, completamente solos, mientras el viento sacude la nieve de los árboles y dejamos atrás los últimos rastros humanos, nuestras reflexiones adquieren una riqueza y variedad muy superiores a las que ostentan cuando estamos inmersos en la vida de las ciudades. El zorzal y el trepador son una compañía más estimulante que la de políticos y filósofos. En este valle solitario, nuestra vida es más serena y verdaderamente digna de contemplación. Henry David Thoreau. Un paseo invernal, 1843.


Concebimos la cultura como permacultura Desde nuestro punto de vista, las prácticas culturales sostenibles son aquellas que piensan el campo cultural en términos de ecosistema.

Valdelarte propone nuevas ecologías del trabajo artístico. SOMOS un ecosistema de producción cultural alternativo y libre. Un proyecto en construcción continua, abierto a buenas prácticas artísticas en y por, concienciar, custodiar y compartir nuestro entorno natural, lugar privilegiado situado en un bosque de la Sierra de Aracena (Huelva). CONSCIENCIA MEDIOAMBIENTAL a través de la CULTURA. 

«Un mito puede ayudar en la tarea de sostener una comunidad, o de hacer sus prácticas sostenibles”, nos recuerda la bióloga y filósofa Donna Haraway. Como ella, creemos que las ficciones aportan a los ecosistemas en los que se inscriben, no sólo un imaginario compartido, sino también estabilidad, pues dotan a las personas que integran la comunidad de una más acertada comprensión de la complejidad de sus prácticas. En nuestro caso, el MITO, ha sido H.Thoreau y su vuelta al bosque, a la naturaleza, que subyace por todo el proyecto. LA VIDA EN EL CENTRO- “Cabaña para pensar” construida como homenaje al Mito, y como proyecto para escritores y pensadores contemporáneos.

Para nosotros el valor principal, se desplaza hacia los capitales intangibles, a los recursos invisibles, al afecto, a lo relacional; como nuestro trabajo diario en la recuperación de los terrenos infrautilizados y abandonados, como es la finca que tenemos como sede, así como trabajar con las comunidades cercanas a recuperar sus huertas abandonadas, senderos olvidados, senderos de agua, o lugares comunes donde celebraban acontecimientos u oficios. Rescatamos la memoria del lugar con ellos, y les ofrecemos otras miradas, devolución social. Lugar que genera la creatividad y el encuentro. Pretendemos SER Y ESTAR- EL QUERER VIVIR, en nuestro entorno, DISFRUTAR, y compartir el poder de lo abierto- NUESTRO ENTORNO ES FINITO, CUIDEMOSLO.

TRABAJAMOS TRES LÍNEAS DE ACTUACIÓN: Proyecto ARTIERRA (Intervenciones artísticas en el territorio) – ENCUENTROS – TALLERES específicos de Arte con la naturaleza.


En estos últimos años se está produciendo un cambio importante en la estructura económica internacional, encontrándose la sociedad inmersa en un proceso de creciente globalización económica que lleva consigo una nueva división internacional del trabajo. Las diferentes economías, nacionales, autonómicas, o  regionales, están abocadas a encontrar su “nicho” en la nueva y creciente crisis europea y mundial. Es opinión generalizada el que el probable nicho para la economía andaluza se encuentre el ofrecimiento de servicios en general y de servicios turísticos, culturales y de ocio en particular. Centrándonos en este sector y en la zona geográfica donde nos encontramos, el parque natural de Aracena y picos de Aroche, tenemos un maravilloso producto para cuidar y vender, siendo fuente para el desarrollo económico de la zona, creando futuros puestos de trabajo, así podremos tener en nuestras manos un incipiente tejido o estructura empresarial para consolidar el futuro. las transformaciones de las estructuras económicas del mundo actual, continúan realizándose no sólo de un modo voluntario sino también como parte de planes específicos, de políticas económicas, culturales y sociales que apoyan en este caso el desarrollo de un turismo cultural  y de naturaleza( medioambiental), al cual me acojo. El declinar de la productividad, de la producción de bienes clásicos, el aumento de desempleo, y una sociedad globalizadora, favorecen la introspección personal y la búsqueda de sensaciones que aporta  la vida rural. 


Enviar Mensaje

Se enviará un email al negocio